Masaje postquirúrgico

Escríbenos, WhatsApp 300 785 7781

Una de las claves del resultado de la Cirugía Plástica es la terapia postoperatoria, en la mayoría de los procedimientos realizados en la especialidad.

El masaje post-quirúrgico o terapia postoperatoria es una terapia complementaria a las cirugías, que en nuestro caso, reduce SIN DOLOR el tiempo de recuperación en forma eficaz. Lo realizan fisioterapeutas expertas en Drenaje Linfático Manual, que consiste en desplazar la linfa, que es el líquido que se halla debajo de la piel, y se encuentra acumulada por causa de la inflamación post-quirúrgica hacia los canales linfáticos para eliminar esas sustancias que retrasan el proceso de recuperación.

 Las terapias contribuyen a:

  • Disminuir el dolor y la inflamación
  • Mejorar la cicatrización y evitar fibrosis subcutánea en liposucción
  • Evitar contractura capsular en las mamas de aumento
  • Acelerar la desaparición de equimosis y otros beneficios más.

 Terapia Post-quirúrgica: Lipoescultura

 El masaje consiste en una serie de maniobras especiales, no dolorosas, de una presión profunda y constante de toda el área intervenida, que permite llevar a los canales linfáticos  principales la linfa, para que estos cuando se produzca el arrastre evacuen progresivamente todos los líquidos sobrantes después de la cirugía. Esto a su vez se combina con ultrasonido cuyas ondas de calor profundo se gradúan según el tipo de terapia a realizar, combinación que lleva a una recuperación rápida y eficaz. Siempre cada terapia se realiza según la evolución del paciente, aumentándose las presiones en la medida que lo necesite  la persona evitando al máximo el dolor para no establecer el circulo: masaje-dolor-inflamación, que retarda mucho más le mejoría que se busca con esta terapia.

Terapia Post-quirúrgica: Abdominoplastia

La terapia debe iniciarse mínimo al cuarto día de la intervención. El procedimiento es igual a lo descrito anteriormente, pero los primeros cuatro días solo se trabajará drenaje linfático manual y presiones en las otras áreas intervenidas, y ocho días después se realiza presión profunda en el área abdominal; cuando esta cirugía se ha combinado con lipoescultura, se puede iniciar el drenaje linfático en el área de liposucción al segundo día postoperatorio dejando el área abdominal para drenaje profundo a partir del octavo día.

Terapia Post-quirúrgica: Mamoplastia de Aumento

Consiste en maniobras de acomodamiento, drenaje linfático hacia los ganglios a axilares y supraclaviculares acompañado de ultrasonido.

Terapia Post-quirúrgica: Facial

Consiste en maniobras de bombeo en ganglios linfáticos vecinos al área operada, a las cuales se arrastra todo el líquido sobrante de la cirugía, acompañado de ultrasonido a una baja frecuencia.